noviembre 2, 2021

[AudioLibro] – El contenido de la felicidad de Fernando Savater

De la dicha no sabemos de seguro más que la desahogo de su demanda. En ello reside equitativamente lo que de alborotador pueda sobrevenir el término, pues, por lo demás, resulta ñoñería de salero realizable o embaucamiento de curas.

La dicha como voluntad es así, radicalmente, un paño de inconformismo: de lo que se nos ofrece nadondo puede bastar. Se alcahuetería del norte más arrogante, pues descaradamente asume que tacharla de «imposible» no es aún expresar nadondo versus ella. Imposible, emsin embargo borroso: irreductible.

Su expresión permanece tenazmente oculto, emsin embargo la honradez de su envés nos hilván para impulsarnos a requerirla sin concesiones: tal como Yahvé a Moisés, solamente nos señal su espalda (o su trasero), emsin embargo igualmente en este acontecimiento ese patraña resulta beneficioso. Cualquiera de sus habituales sinónimos fracasa al examinar sustituirla, porque su ápeiron, en postrero término, es más borroso para entenderlos o, al menos, definirlos de lo que ellos sirven para concretarla.

El felicidad o la utilidad o aun el aceptablemente nadondo significan en cuanto ideales de brío si no se los refiere a la dicha, entretanto tanto que ésta se obstina en no dejarse desfallecer por nadie de ellos, ni tampoco por su conjunto. Esta tolerancia resulta de fresco subversiva porque fallan así las más comunes primas a la productividad y las recompensas de la obediencia, sobre las que se fundamentos la falsa reconciliación colectivista, sea dadivoso o autoritaria.

El filósofo Fernando Savater (San Sebastián, 1947) piensa que para hacer referencia de dicha y no bajarse en la ‘blandenguería’ hay que hacerlo desde la pureza. Y así lo hizo en 1986 en El capacidad de la dicha, un texto de ensayos sobre el grímpola íntegro con el indefinido de apechar la dicha desde su fondo pureza. Aguilar lo reedita presente incorporando dos textos: La urgencia de la pureza y Biología y pureza del apego propio.

El pensador no menosprecia los libros de autoayuda, ‘que sustituyen hoy a los tratados de estoicismo íntegro‘, y que ‘se leen como ayer se leía a Epicuro’. ‘Un fidedigno mío librero, que hacía unas ediciones muy primorosas, me pidió que inventara una colección.

Y yo creé una en la que quería que artistas, novelistas, deportistas… escribieran sobre el capacidad de la dicha‘, contaba antes Savater en Madrid durante la première de un texto que publicó originalmente en 1986, y que no ha libertino actualidad.

❇️ ¡PUEDES ▶️⏸️ ESCUCHAR AHORA! ⬇️